domingo, 27 de abril de 2008

Soledad

En aquella mazmorra que llamas vida en la que me encuentro
me mantienes siempre prisionero, entre barrotes de tristeza
con las cadenas de la melancolía en mis tobillos y muñecas
y una condena tan larga como mis pesares de los cuales eres culpable

De cuando en cuando me visitas, sosteniendo las llaves en tu cinto
de la felicidad que me depara lejos de estas cuatro paredes,
me mantienes en solitario lejos de las visitas y de la sonrisa de la gente
y restringes la luz de la esperanza en mi celda tapiando la ventana de la ilusión

En mi claustro, los días y las noches pasan sin diferencia alguna
marcando con mis uñas en las paredes los días que llevo prisionero
recordando los instantes de mi vida cuando gozaba de mi libertad
que tú osaste convertir en el encierro en el que vivo

Llegas a mitad de noche a comenzar la tortura,
han pasado años desde que lo vienes haciendo
azotándome con el fuete de la desdicha y el látigo de la indiferencia
hiriendo mi tan mermado deseo de escapar de esta condena

Al final, después de todo el castigo y vapuleado en una esquina,
te acercas tiernamente y me enriedas en un abrazo eterno
y me reafirmas el eterno amor que me juraste desde antes de vernos,
que jamás te alejarás de mi sin importar lo que haga...

Soledad, dime cuan perpetua es mi sentencia...

2 tienen algo que decir:

juan carlos dijo...

bueno esta bien chevere me ha gustado bastante....

Ro dijo...

gracias por tu comentario!

Related Posts with Thumbnails
 
Creative Commons License
Jardín de las Baladas by Jardín de las Baladas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 2.5 Perú License.
Based on a work at jardindelasbaladas.blogspot.com.